Blog de Tendencias para las Novias Chilenas y Latinoamericanas
READING

Decisiones imposibles que toda novia debe tomar al...

Decisiones imposibles que toda novia debe tomar al momento de planificar

Planificar una boda siempre es difícil, no porque haya que tomar muchas decisiones, sino porque hay algunas que simplemente son imposibles. Acá te las contamos.

Si estás estancada con la planificación de tu boda, si perdiste la paciencia o si simplemente no quieres pasar por todo este proceso sola, ésta es tu nota. Acá nos embarcaremos en la difícil misión de ayudarte a simplificar lo imposible.

Primero lo primero. Debemos entender que todo proceso de planificación es caótico. Las decisiones que debemos tomar no siempre son las mejores o las que debimos haber tomado. Pero ¿y qué? Con el tiempo justo, hay que agradecer que algo se haya hecho en absoluto.

Muchos de nuestros novios creen que las decisiones respecto a la boda mejor las tomamos solas porque ellos no saben de colores, vajilla, flores o estilos. Y tienen razón, no saben. Pero eso sólo lo hace peor. Tomar decisiones tan grandes como dónde siento a la ex-de-mi-primo-que-ahora-está-con-mi-mejor-amigo pueden ser un gran dolor de cabeza.

Es por esto que te ayudaremos paso a paso, para ganarle al monstruo de las decisiones. Acá las ordenamos desde la menos terrible hasta la reina madre.

1. Acordar una fecha

decisiones

A pesar de que esto puede sonar fácil, no lo es. Las mujeres, como todas sabemos, tenemos ciertos días en el mes en donde nos hinchamos, andamos pesadas, de mal humor, con dolores y comemos como si no hubiera un mañana. Estoy segura que no quieres dar tu Mejor Sí durante esos días… así que los tachamos (esto para aquellas que son regulares, imagínense cómo es planear algo para las que no lo somos).

Tampoco queremos casarnos muy cerca de Navidad, porque es una fecha donde, como sociedad consumista, gastamos mucho. Y créanme que algunas bodas cuestan lo que yo gastaría en 200 navidades. Tampoco cerca de los cumpleaños familiares, porque sino pueden pedir cantar el cumpleaños a algún invitado y este día se trata sólo de ti.

Y así, se van acabando los días del año y aún no sabemos cuándo casarnos. Mi consejo sería pintar en un calendario todos los feriados, cumpleaños y fechas importantes y ahí recién decidir cuándo queremos casarnos.

2. Pensar cuánto te demorarás en arreglarte el día D

relaciones_de_pareja-bodas-jpg_25396946

Puede parecer fácil: 20 minutos en bañarte, 20 en tomar desayuno, 30 minutos en el peinado, 30 en maquillaje y 5 en ponerme el vestido. ¡Listo! Emm… no. Ese día tendrás muchas cosas que hacer y te pasarán muchas otras cosas también.

Quizás el fotógrafo quiera hacer un First Look, o te bajen los nervios y te encierres en el baño, o a una de tus damas de honor se le perdió el collar que usarás. Debes considerar tiempo de sobra para sobrellevar y solucionar todos esos acontecimientos de última hora.

A esos momentos se le suman aquellos que sí fueron planeados y que normalmente siempre conllevan más tiempo del necesario.

Para no estresarte ni ponerte más nerviosa de lo que estarás, debes aumentar 20 minutos en cada tarea. Por ejemplo, si tu peluquera dice que en el peinado se demorará 40 minutos (lo sé, imposible, pero es sólo un ejemplo) tú debes considerar, entonces, una hora para el peinado en tu horario de aquel día.

Recuerda que tendrás un fotógrafo retratando cada momento de tu día, si bien es normal estar tensa o nerviosa en esos momentos, no quieres que todas las fotos muestren esa parte del día. Así que recuerda sonreír y saludar, sonreír y saludar.

3. Decidir qué estilo de vestido te queda bien

pzstocksy_txp754aa6dexvq000_medium_567621

Ir con recortes de revistas de tus vestidos favoritos a la tienda de vestidos de novia puede que te ayude como puede que no. Y es que darte cuenta que el diseño que siempre soñaste que se te vería genial no se te ve bien, debe doler. Es la misma decepción que uno tiene cuando vemos la foto en el libro de recetas del plato que estamos haciendo y nuestro resultado final.

Además del tipo de silueta, también tenemos que tener en cuenta la tela, el escote, la espalda, el ruedo, el peso del vestido, si lo queremos con brillos o simple. Y así, encontrar el vestido perfecto es una tarea difícil.

Además de eso, todos dicen que sentirás algo distinto o que llorarás cuando sepas que el vestido es el correcto. Y ahí estás, 67 vestidos después y aún no sientes nada.

La salvación para estos casos es ir a tiendas que se especialicen sólo en vestidos de novia. Así, tendrás la certeza de que quien te atiende es experta en el tema y sabe qué es lo que se podría ver bien en ti y qué no. Ella sabrá interpretar cada detalle del vestido que quieres y, con suerte, lo tendrá disponible.

4. Encontrar el local

wendybridal-038-600x401

Primero no es sólo encontrar el local, sino el lugar. Deben acordar un lugar cerca de donde viven, o en otra región u otro país. Después ver si hay alguna iglesia cerca (si es que la necesitan). Hay locales que brindan otro tipo de comodidades como estadía a los novios y/o invitados, piscina, juegos, etc.

Lo terrible es darse cuenta que los locales que quieres no están muy al alcance de uno. Empiezas a pensar que ya no necesitas manteles (si mis invitados no ensucian), ni luces de colores (¿puedo traer bombillas de mi casa?), ni comida ‘lujosa’ (Yo también hago carne al horno con papas duquesas y no gasto $35.000 por plato). Y de un momento a otro estamos considerando casarnos en el patio de la casa.

Lo que hay que hacer en estos casos es planear bien de acuerdo al presupuesto. Quizás no necesitamos un menú de camarones con salsa de anchoas, sino algo más simple. Tu boda no se trata de la comida, sino de lo que se celebra. Si el local aún es muy caro o no cumple tus expectativas, pregunta si se puede rentar sólo el lugar y busca otros proveedores de comida, cristalería y mantelería.

5. Mantener el mismo peso que el día que nos compramos el vestido

workout

Esto ya se transformó en una broma de mal gusto.

Que no se te vaya a ocurrir aguantar la respiración el día que elijes el vestido porque ahí sí que estarías en aprietos. Yo creo que de los nervios uno igual no come, pero ¿y los cumpleaños o las fechas importantes en los que uno igual come harto? No me imagino entrando en el vestido si me caso después de fiestas patrias.

Esto debe ser la pesadilla de aquellas que compran un vestido muy ceñido al cuerpo o de aquellas que en verdad creen que han subido algunos kilos en el proceso. No te preocupes, nada que unos cuantos ejercicios no puedan arreglar.

Mi consejo sería, más que estar pesándonos cada vez que entramos al baño, medir la circunferencia de las partes de nuestro cuerpo donde el vestido queda ceñido. Así, puedes realizar ejercicios localizados con tiempo para volver a tu figura inicial.

6. Decisiones sobre quién viene a la boda

ct-afp-getty-sc-fam-wedding-guest-list-jpg-20150528

Decir que estás comprometida puede comenzar la peor de las guerras. De repente estás recibiendo flores, invitaciones a salir y comida de quienes nunca pensaste, y sólo por un lugar en tu boda.

Explicarle a tu primo muy muy lejano que no podrá venir a la boda no es algo que quiera vivir. Lo importante es apegarse al presupuesto. Si 100 personas es tu tope, entonces debemos hacer recortes.

Primero, la familia es lo más importante. Pero, si tienes una familia grande (que no te permita incluir a tus amigos y compañeros de trabajo o a las personas que tú quieras) quizás vas a tener que hacer algunos recortes. ¿Cómo? Dejando afuera a aquellos con los que no tienes contacto, con los que no has hablado en mínimo 1 año, los que no saben de tu boda o no conocen a tu novio y a los pololos/as de familiares con los que llevan menos de 4 meses.

¿Aún te sobra gente? Si no quieres tener escenas vergonzosas en tu boda, te sugiero sacar a aquellos que se ponen “felices” rápidamente o de forma molesta y a los ex’s. También puedes eliminar de tu lista a aquellos que sabes que te cancelarán a último minuto (ya sabes quién) y a los que tratarán de robarte la noche (ojalá todos supiéramos quiénes son).

7. Darte cuenta de lo cara que son las flores

wedding-flower-ideas-3-01022014

En esta parte ya nos está dando un ataque de pánico. Las flores son algo que todas queremos tener, pero con lo caras que son (dependiendo del tipo y de la estación en la que nos casemos) la decisión se basa en qué tanto nos importan ahora.

Bueno, lo que sí debe tener flores es nuestro ramo. Para todo lo demás esperemos que el local las incluya. Si no es tu caso, entonces tienes dos opciones. Puedes plantar bulbos de flores en el patio de tu casa y rezar para que crezcan a tiempo o visitar un vivero. Al elegir la opción del vivero, ten en cuenta que mientras más cerca del campo estés, más barato te saldrá.

8. Planear tu presupuesto dependiendo de cuánto estás dispuesta a DIY

making-triangles-with-scissors

“Voy a hacer todos los centros de mesa con cartones de rollos de papel higiénico” – Yo, en clase de artes, antes de comprometerme.

Si fuiste parte de los boy scout o eres fabulosa haciendo manualidades, de todas formas tienes que tener en cuenta que el tiempo que tienes para realizar todo quizás no te alcance. Por el contrario, si estás mentalizada y organizada para que todo salga bien, entonces lo único que te queda hacer es ver qué quieres hacer y qué no para poder modificar tu presupuesto (quizás sólo así te alcanzará para el local que quieres).

Hay novias que no tienen nada de Martha Steward en su corazón y, por ende, no se atreven a tomar la difícil decisión de hacer algo para su boda con sus propias manos. No teman, amigas mías, acá en El Mejor Sí tenemos una sección DIY y pronto subiremos más ideas paso a paso para ustedes. No se atrevan aún a pegar los pisos de la torta con silicona líquida, nosotros las guiaremos para que todo les quede lindo y personalizado.

9. Llevar todo lo que necesitas al local

best-places-to-register-for-your-wedding

A que nunca te imaginaste que tenías que decidir eso. ¿Cómo pensaste que tu boda se llevaría a cabo entonces? Está bien, no es todo. La comida y la decoración (gracias al cielo) estará allí. Pero, ¿y el guestbook, la estación de selfie, los DIY que hiciste?

Lo peor es que no puedes contar con tu familia, tus suegros o cualquier invitado que vaya a tu boda. Todos estarán ocupados poniéndose lindos para tu gran día. Así que estás obligada a decidir si contratas transporte o lo haces tú misma. Yo sugiero la primera opción, no deberías trabajar el día de tu boda. Sino podrías averiguar si los puedes llevar el día antes al local.

10. Abrir o no Pinterest

wedding-cell-phones-photographer-rant-1500x874

Sí, yo también amo Pinterest. Pero ¿en verdad es buena idea abrirla mientras estamos planificando y tomando decisiones para nuestra boda? Yo creo que no.

Esta plataforma tiene miles y miles de ideas bombardeándote cada día. Es difícil decidir qué tener en la fiesta, cuando en realidad lo único que necesitas es a tus personas favoritas + cócteles y comida que los mantenga felices por una buena cantidad de horas.

Créeme, lo único que ganarás abriendo Pinterest será un gran e inconsciente “TE LO DIJE”.

11. Seguir el curso de las invitaciones

invitations-002

Argh, ¡la invitación decía responder a la brevedad mediante este teléfono o correo electrónico! Tienes 5 días para mandar la lista definitiva de tus invitados y sólo te han respondido la mitad. En este momento, tienes que ir a la página de tu Club Novios y ver quién te ha comprado regalo. Los demás tendrán que comprar una suscripción a Netflix por el fin de semana.

No solamente tienes que aguantar la falta de compromiso de las personas invitadas, sino el extra compromiso de aquellos que no lo están. De repente vas a sentir que tu prima te cae más mal de lo normal, porque te pregunta a cada minuto si alguien ha declinado la invitación para que le des un +1 y poder invitar a su nuevo novio.

Si te está pasando esto, no te desanimes, las invitaciones están enviadas y no puede hacerse ningún cambio. Tienes que seguir con el plan, no cambiarlo. No importa lo mucho que te moleste tu prima, tendrás que presentarle al barman porque no podrá llevar a nadie.

12. Darte cuenta que no puedes pagar lo que sale en las revistas

bride-mother-crying-emotions-getting-ready-wedding-photography-park-ridge2

“Que rico que esa joven millonaria tuviera su boda en un yate del porte de una cancha de fútbol hecha de mármol y llevara a sus invitados a la costa italiana”.

Si fuera por nosotras, ojalá el dinero creciera en los árboles para poder comprar todo lo que queremos. A mi me encantaría tener ese zapato de la página 12 de la revista “no se cuanto” pero cuesta la mitad de mi presupuesto.

Mejor no nos echemos a morir, nuestra boda es única igual que la de la joven millonaria. No llevaremos a nadie a la costa italiana pero nuestros invitados lo pasarán igual de bien. Lo mejor es guardar las revistas lo más adentro posible del basurero y ¡listo!

Te encontrarás con estas y muchas otras decisiones difíciles que tendrás que tomar durante la planificación de tu boda. Pero no te preocupes, puedes buscar ayuda en tus damas de honor o en nosotros. Lo importante es que sepas que luego de estas decisiones, no habrá nada imposible para ti.

o-brides-throwing-cats-570

Bueno, quizás esto sí…

Comentarios

Comentarios


Profesora de inglés, polola, mamá de Sofía 24/7

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
ÚLTIMAS IMÁGENES